Tarta con forma de mariposa a partir de un bizcocho redondo

Con un simple bizcocho redondo podemos preparar gran variedad de tartas con diferentes formas, como esta Tarta con forma de mariposa que enamoró a la cumpleañera.

Tarta con forma de mariposa

Tarta con forma de mariposa a partir de un bizcocho redondo

Prepara una tarta con forma de mariposa a partir de un bizcocho redondo y sorprende a todos con un diseño original, divertido y lleno de fantasía.

Hace unos días celebramos el cumpleaños de mi hija menor, 6 años ya. Para esta ocasión me pidió que le preparara una tarta con forma de mariposa y decorada con buttercream unicornio. Todo un reto para mi, pero como no puedo negarle nada, me puse manos a la obra.

Unas semanas antes había visto en Instagram una tarta con esa forma así que me fui al perfil de @sraalqalisicooking donde encontré mi inspiración.

Yo no tengo ningún molde con forma de mariposa ni estaba dispuesta a comprar uno, ya no sé dónde voy a meter los que tengo, así que decidí hacerlo a partir de un bizcocho redondo con uno de los moldes redondos que todos tenemos por casa.

El resultado fue una tarta muy original, vistosa y deliciosa. A la cumpleañera le encantó, así que, para mi, eso fue lo más importante.

Ya había preparado el bizcocho de chocolate con antelación, puedes ver la receta aquí.

¡Vamos con el paso a paso!

Ingredientes para 8 porciones

Para el bizcocho

Para el almíbar

  • 200 ml. de agua
  • 200 gramos de azúcar blanco

Para el relleno

  • 500 ml de nata para montar o crema para batir (mínimo 35% M.G.)
  • 200 gramos de queso mascarpone
  • 2 cucharaditas de azúcar glass

Para la cobertura

  • 300 gramos de mantequilla
  • 300 gramos de azúcar glass
  • colorantes alimenticios

Para decorar

  • Figuras de azúcar para decorar (unicornios y arcoiris)
  • Una barra de regaliz
  • Estrellas de azúcar de colores
  • Lápiz de repostería de chocolate

Elaboración

La base

El bizcocho

Comienza preparando el bizcocho. Déjalo enfriar sobre una rejilla y, una vez frío corta en 3 láminas y reserva.

El almíbar

Mientras horneas el bizcocho puedes preparar el almíbar con el que lo humedecerás después. Para ello pon en un cazo al fuego el agua junto con el azúcar y deja hervir 10 minutos hasta que reduzca. Después retira del fuego y deja enfriar a temperatura ambiente.

Dando forma a la mariposa

Cuando el bizcocho esté frío es el momento de realizar los cortes necesarios para dar la forma de mariposa.

Primero corta el bizcocho con sus 3 capas a la vez por la mitad.

Después haz dos cortes a los lados, tal y como puedes ver en la siguiente imagen.

Una vez que has realizado todos los cortes coloca cada porción según la siguiente imagen. Sólo tienes que intercambiar las porciones 1 y 2 y separar las porciones 3 y 4 manteniéndolas unidas por los vértices que quedan en el centro.

Aunque de inicio parece que las partes quedan muy separadas, después esos huecos se rellenan con la cobertura como puedes ver en la tercera imagen con el resultado final.

Leerlo así puede resultar un poco lío, pero en realidad es bastante fácil si sigues las instrucciones de las imágenes, observa muy bien los cortes, la posición y el resultado final

¡Prueba superada! Ya tienes la base de la tarta lista, ahora coloca sobre una bandeja la primera capa de bizcocho y, con la ayuda de un pincel de repostería píntalo con el almíbar que has preparado previamente. Se trata de humedecer bien todo el bizcocho sin que quede empapado en exceso.

Ahora vamos a preparar el relleno.

El relleno

Para preparar el relleno coloca en el bol de la batidora de varillas la nata bien fría. Yo suelo ponerla en el congelador unos minutos antes junto con las varillas y el bol. De esta manera todo estará bien frío y la nata montará rápidamente.

Comienza a batir con las varillas (si son eléctricas mucho mejor) y cuando la nata esté semimontada, con una textura, añade el azúcar glass. Sigue batiendo hasta que monte por completo.

Sabrás que la nieve está a punto cuando al inclinar el bol, la nata no se mueva.

En este momento añade el queso mascarpone e intégralo con la ayuda de una espátula, con movimientos envolventes, para que la nata no pierda el volumen. No te recomiendo que en este paso uses las varillas porque si sigues batiendo la nata con ellas se cortará y se convertirá en mantequilla.

Cuando el queso mascarpone quede totalmente mezclado con la nata montada ya estará lista nuestra crema para el relleno.

Montaje de la tarta

Sobre el bizcocho que has humedecido con el almíbar coloca una capa de la crema de mascarpone que has preparado para el relleno. No es necesario que uses una manga pastelera, puedes ayudarte de un cuchillo o espátula para untar. Coloca una capa generosa y repasa para que quede con el mismo grosor por toda la superficie.

A continuación coloca encima otra capa de bizcocho y repite la misma operación. Humedece con el almíbar y unta una capa de crema mascarpone.

lacocinadeenloqui.com

Después pon encima la última capa de bizcocho y humedece también con el almíbar.

La cobertura

Buttercream

Para la cobertura coloca en el bol de la batidora de varillas la mantequilla a temperatura ambiente. Es importante que la mantequilla esté con textura pomada. No la fundas en el microondas porque no servirá para conseguir el frosting con el que cubrir la tarta.

Comienza a batir con las varillas durante 3-4 minutos. Pasado ese tiempo ve añadiendo el azúcar glass poco a poco hasta que quede completamente integrada. Esto te puede llevar unos 5 minutos más.

Cuando tengas la buttercream lista separa en varios boles, tantos como colores quieras preparar. En mi caso he preparado cinco.

En cada bol añade el colorante y remueve hasta que quede completamente homogeneo. Después coloca cada color en una manga pastelera. Ya lo tienes todo listo para poner la cobertura a la tarta.

Laterales

Con la manga pastelera del color que quieres poner en los laterales de la tarta comienza a rellenar la superficie. Yo he puesto en una manga más grande dos pequeñas para que salgan dos colores mezclados. Después he ido haciendo columnas desde la base de la tarta hasta el borde superior.

Haz este proceso por todo el perímetro de la tarta.

Parte superior

A continuación, con la manga pastelera amarilla he trazado todos los bordes de la mariposa, para definir bien la forma vista desde arriba. Puedes usar una boquilla estriada y colocar pequeñas estrellas en todo el contorno.

También he hecho con buttercream amarilla la forma del adorno central de cada ala.

Después, con la ayuda del lápiz de chocolate he hecho pequeños puntitos en las alas superiores y un zigzag en las alas inferiores uniendo el motivo central con los bordes.

Para terminar he colocado las estrellas de colores, las figuras de azúcar y la barra de regaliz.

Como cualquier montaje de una tarta, resulta laborioso, pero para nada complicado.

El resultado ha gustado mucho a mi pequeña cumpleañera así que, para mi ha sido prueba más que superada. Sé que hay muchos detalles que se pueden mejorar, pero me siento muy satisfecha del resultado final.

Así que ya sabes, si quieres sorprender con una tarta diferente, creo que esta opción te puede resultar muy útil. Sobre todo porque la forma de mariposa es preciosa y, poder hacerla con un molde redondo, pienso que es un detalle muy importante.

Si te animas a prepararla me encantará que publiques tus fotos en redes sociales y nos etiquetes para que podamos verlas.

Sólo me queda desearte que disfrutes la receta y hasta la próxima Cocinitas!!


NOTA IMPORTANTE. Fotografías, vídeos y textos originales de La Cocina de Enloqui, si quieres usar lee las condiciones de la Licencia.

Autor: Encarni López

Me encanta la cocina, por eso es un placer poder compartir contigo lo que más me gusta: cocinar para mi familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.